Nada mas sensato que ir cerrando temas. Así que me he centrado en la actualización del blog, tanto en la parte de recuperar los elementos que ya existían como en algunos nuevos que tenemos disponibles ahora.

En estas últimas horas he vuelto a situar en la barra lateral por ejemplo, el traductor de Google, que permitía a las personas que visitan la pagina traducirla a otros idiomas fácilmente; el enlace a mi cuenta de contacto (correo y messenger), y las distintas listas que ya existían en la barra lateral, y que permitían acceder a las entradas bien ordenadas por categorías, bien a través de la enumeración de que exista al final de la barra lateral. Bueno… Y los dos banners que aparecen como muestra de solidaridad.

Siento los problemas que habeis tenido para visualizar la página durante el día de hoy, pero me ha sido totalmente imposible reparar el problema con mayor antelación y hasta bastante avanzada la tarde no era consciente de que se habia perdido el formato de la misma. Pensaba que habia sido problema del ultimo cambio que habia hecho. Me venía a la cabeza una ocasión en la que introduje una imagen de mayor tamaño que el contenedor y la barra lateral se desplazaba automaticamente hacia abajo y quizás, por esa razón he tardado en darme cuenta de que (ahora viene lo mejor) inexplicadamente se ha borrado un archivo. Ha desaparacido su contenido y precisamente era el archivo de cabecera, donde estan las aperturas de las etiquetas principales de inicio de página, así como la carga de formato de las hojas de estilo.

Esta noche la estoy dedicando a hacer algunos cambios en la pagina web. Así que es posible que si entrais veais cosas raras… paneles fuera de sitio, desajustados y el contenido algo alborotado. No pasa nada… Esta todo controlado. jajaja (o al menos eso creo) Tardare unos días. Quiero aprovechar este fin de semana para […]

El sistema de WordPress que mantiene estas páginas permite cambiar las presentación de cada blog tan solo seleccionando la opción correspondiente. Así que tras pensarlo y valorarlo durante unos días, he creido conveniente cambiar el “Thema”. Me daba “penita” porque había pasado algunas horas incrustando la imagen del templete que representaba a Delphi sobre el motivo original de la hoja. Y los colores eran más cálidos que este gélido blanco.